Es el tercer humedal de mayor tamaño en Sudamérica: con casi 400.00 hectáreas, su tamaño equivale unas 20 veces al tamaño de la ciudad de Buenos Aires. En una nota de la Revista Selecciones, el guía baqueano Chilo Ruiz pone en palabras qué significa trabajar en esta Maravilla Natural.

 

No es difícil perderse en la inmensidad de la naturaleza formoseña, pero para los pocos guías trabajar en el Bañado es mucho más que solo navegar. “Un baqueano tiene que ser un tipo de la zona, un conocedor del lugar. Tiene que conocer los animales que hay. Saber sus nombres comunes y los científicos, porque hay que responder bien a las preguntas de los visitantes”, así lo cuenta uno de los guías, el Chilo Ruiz.

La parte de esta Maravilla Natural que más destaca el baqueano Ruiz es “la palma carandai, es lo más resaltante. Después tenemos algarrobo, binal, quebracho colorado y blanco, palo santo y muchos más”.

En el Bañado La Estrella habitan aproximadamente 300 especies de aves distintas, característica que lo convierte en un destino más que atractivo para los amantes de la naturaleza.

Respecto a este último punto, Ruiz aclara que “los visitantes son internos, y vienen de todos los puntos del país. Encuentran lo que efectivamente vienen buscando: buen recibimiento y entrar profundamente al Bañado. Ahí se sorprenden con los palmares y champales, con sus figuras monstruosas y las ven mágicas”.

 

El mañana del Bañado
Si bien el sector turístico ha sido uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus, el baqueano de Bañado La Estrella se mantiene optimista. Comenzó a construir sus propias cabañas para mejorar la oferta de servicios de la región, como también lo están haciendo los lugareños para recibir más visitantes.

Pocos años atrás, el Fortín Soledad -el punto urbano más cercano al humedal- comenzó distintos trabajos de acondicionamiento del sector turístico. En este sentido, la reciente consagración de Bañado La Estrella como una de las 7 Maravillas Naturales Argentinas da el pie para pensar en la prosperidad que le espera a la provincia, aunque -tal como lo afirman sus habitantes- sin dejar de cuidar el ambiente.

Calificación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *